Mitos sobre el orgasmo femenino que no debe creer

Mitos sobre el orgasmo femenino que no debe creer

11 de agosto del 2019

El orgasmo femenino es algo que puede ser diferente en cada mujer, vale recalcar que algunas afirman jamás haber sentido alguno o no estar segura de cómo se siente llegar al clímax. Por esa información confusa que existe al respecto es que hay una gran cantidad de mitos.

Las sexólogas, Aída Vallés y Valerie Tasso, hablaron con Cosmopolitan para desmentir todas esas creencias erróneas que hay sobre el orgasmo femenino, por ejemplo, creer que existen dos tipos de orgasmos, el vaginal y el clitorial.

Tasso dice: “Absolutamente, el orgasmo vaginal se trata de un mito. Esta leyenda se remonta al padre del psicoanálisis Freud, cuando diferenciaba a las mujeres en maduras e inmaduras. Al primer grupo pertenecían aquellas que eran capaces de tener un orgasmo vaginal. Al segundo, las que solo lo hacían mediante el clítoris”.

La razón por la que se afirma que solo existe el orgasmo clitorial es porque el clítoris es el único órgano creado para dar placer, cuenta con más de 8.000 terminaciones nerviosas, la vagina casi no tiene. Cuando se alcanza el clímax es por la estimulación del punto G, es decir, el clítoris.

Según esto, parecería que no es posible tener un orgasmo solo al ser penetrada, Vallés responde que eso pasa solo si la mujer está muy excitada y si el clítoris fue estimulado en cierto momento.

“Mediante el movimiento de penetración ‘conejero’ (rápido) es muy improbable. También entra en juego la facilidad orgásmica de cada uno, pero para la inmensa mayoría de los mortales es mucho más difícil llegar al orgasmo por penetración y, si lo hace, la intensidad será menos que por el clítoris”.

El problema de muchas parejas heterosexuales es que las mujeres pretenden comparar su sexualidad con la de ellos, para el hombre llegar al orgasmo es muy fácil, ellas necesitan más tiempo y estimulación.

Para tener todo claro, no existen varios tipos de orgasmo, solo uno. “Es verdad que el de clítoris, si lo estimulas, con una muy alta probabilidad vas a llegar al orgasmo antes que si te tocas un codo. Pero todo reside en la mente”, dice Vallés.

Otro mito que puede existir es afirmar que una mujer termina más fácil con su pareja que por autoestimulación.

“La autoestimulación siempre será más placentera y efectiva en solitario que en pareja. Primero, sabes lo que te gusta, lo que no y cómo cambiarlo. A la persona que tienes al lado o se lo dices o lo va intuyendo. Además, la concentración no es igual que estás solo. La masturbación tiende a ser mucho más rápida a la hora de alcanzar el orgasmo que en pareja, lo vives a tiempo directo. Y no hay que preocuparse porque la otra persona piense que no estás satisfecho con la relación o lo hace mal. No tiene nada que ver con eso”, explica Aída.

Algunas personas mencionan que la posición del ‘perrito’ es la indicada para la llegar antes al orgasmo, las dos expertas mencionan que esta posición es preferida en la mujer en una relación heterosexual porque al estar en cuatro patas se logra una penetración más profunda.

“Es eficaz si tú te estimulas a la vez con los dedos o un vibrador. Solo con la penetración puedes llegar al segundo antes del orgasmo, pero no a los fuegos artificiales”, dice Vallés.

Según las expertas, la clave siempre está en que sea cual sea la posición, por ejemplo, él tumbado y ella encima que tanto gusta por el contacto visual, es siempre que la mujer o el hombre estimulen el clítoris.

Aída Vallés sugiere: “La clave está en pequeñas embestidas como si estuvieras montando a caballo. Y mucha, mucha fricción. Si empiezas con el ‘movimiento conejero’, te puedes tirar así toda la tarde y lo único que vas a conseguir es hacer sentadillas. Cuanto menos malabarismos y más sencillo sea el sexo, mejor. Evita estar de pie o forzando alguna parte del cuerpo. El Kamasutra muy bien, pero es incómodo”.