Los tiquetes de compra, un problema de salud pública

Los tiquetes de compra, un problema de salud pública

18 de enero del 2019

Las tirillas además de ser un sustento de garantía para los sitios de compra, están hechas de un químico peligroso para el organismo humano y del cual se desconoce totalmente.

La universidad de Granada, España, hizo un estudio en el que se estipula que los tickets donde se borra la tinta están compuestos de bisfenol-A (BPA), un disruptor endocrino. Es decir, que el químico presente altera el equilibrio de las hormonas en las personas que manipulen con frecuencia dicho papel, además puede llegar a generar obesidad, cáncer de mama e infertilidad.

¿Cómo saber cuando un tiquete contiene BPA? Son las tirillas a las cuales se les elimina la tinta y no son visibles un tiempo después de la compra. Esta tinta se convierte en un polvo que mancha los dedos. Este ingrediente es el químico nocivo para la salud.

Para los resultados se hizo un estudio con presencia de España, Brasil y Francia. Se reunieron 112 recibos de cada país y se realizaron investigaciones para dictaminar la presencia del químico.

Asimismo, los líderes del estudio están en busca de una alternativa debido a que la única que está presente en el momento es reemplazar el BPA por un BPS que cambia el átomo de carbono por uno de azufre. Sin embargo esta solución no mejora el problema porque también es un disruptor hormonal pero es más amigable con el planeta.

Durante las pruebas se pudo observar que solo la mitad de los recibos de Francia no contiene el químico BPA, el gobierno francés se puso en la tarea de mitigar dicha problemática pero no es suficiente debido a que lo han reemplazado con el BPS.

Por otro lado se critican las pocas condiciones de salud para los trabajadores que se desempeñan como cajeros o como revisor de tiquetes. No hay ningún reglamento que les brinde algún tipo de seguridad.

Mientras se encuentra un solución a esta problemática mayormente desconocida, los profesores que realizaron el estudio aconsejan manipular en lo más mínimo posible las tirillas de compra, no revolverlos con comida ni ponerlas en contacto con accesorios, como las gafas de sol.

Con información de agencia sinc.