¿Por qué no es recomendable extirparle las uñas a su gato?

¿Por qué no es recomendable extirparle las uñas a su gato?

24 de julio del 2019

Se conoce que los gatos son animales que por instinto tienden a usar sus uñas para trepar, rasgar o escalar lugares del hogar en el cual habitan. Los dueños de los felinos relacionan este acto tan característico de los gatos con la necesidad que tienen de afilar sus uñas, pero en realidad esta es otra manera de marca su territorio

No se puede negar que los gatos tienden a dañar cortinas, muebles o cualquier otro objeto que llame su atención, pero en la mayoría de casos esto ocurre porque no tienen un lugar adecuado para que rasguñen a su antojo.

Es normal que los dueños no se percaten de la necesidad que tienen los felinos de aruñar y en algunas ocasiones optan por quitarle sus garras para prevenir daños en casa.

Cuando un gato le extirpan sus uñas puede tener consecuencias a corto, mediano o largo plazo. La primera de ellas es un dolor crónico en sus patas, es pertinente tener en cuenta que esta es un intervención invasora que se basa en quitar la primera falange de los dedos del animal.

También la operación deja en casos fisuras que con el tiempo pueden ser una cuna de gérmenes y bacterias, haciendo que el gato sufra infecciones no deseadas.

Por último, los animales también sienten depresión y en este caso los felinos pueden desarrollarla cuando se percaten que una parte de su cuerpo ya no existe y no puedan cambiarlo.

Por estas razones no es para nada recomendable que un gato sea obligado a una intervención quirúrgica para extraerle las uñas a un gato.

Ante esta situación que se presenta a menudo en los hogares que tienen un gato como mascota, se están expidiendo leyes para prohibir este tipo de procesos. Nueva York se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en prohibir esta procedimiento quirúrgico.

“Al prohibir esta práctica arcaica, nos aseguramos de que los animales ya no serán sometidos a estas intervenciones inhumanas e innecesarias”, agregó el gobernador.

También se aclaró en la declaración que la extirpación seguirá siendo posible por razones médicas, cuando existe un riesgo para la salud del gato.

Este es un de lo primeros pasos para acabar con una de las maniobras más crueles que el hombre a creado para hacerle daño a los animales, ya que esto perjudica su salud y su calidad de vida.