¿La xenofobia guiará la política migratoria del nuevo gobierno?

¿La xenofobia guiará la política migratoria del nuevo gobierno?

26 de mayo del 2019

El nuevo periodo que iniciará en el legislativo de poco le sirvió a la diputada perredeista Zulay Rodríguez para moderar su discurso en contra de los extranjeros. Por el contrario, el hecho de ser reelegida por miles de ciudadanos le sirvió como impulso para demostrar la popularidad que pueden tener las emociones que despierta la xenofobia en panamá y el mundo.

La diputada siguió ensañada en proponer una reforma a las reglas migratorias y considera que la presencia de foráneos en territorio nacional es un favor que el país les da a ellos, sin tener en cuenta las ventajas de la producción. El cruce cultural y el incentivo a la economía que genera el trabajo de internacionales en Panamá o la llegada de personal especializado es un aporte ignorado.

Estas propuestas tienen mucho respaldo ciudadano que como se pudo notar el pasado 5 de mayo trasciende los límites digitales y pasa alas urnas. Cada que la diputada pone un mensaje en contra de la migración este es seguido por decenas de comentarios similares que atacan a los extranjeros y piden castigos severos para ellos.

Sin embargo, la proveniencia de esta furia puede estar sustentada en la inconformidad que tienen los panameños por las condiciones generales del país. La ausencia de empleo en algunas regiones y las precarias condiciones laborales a las que se ven expuestos miles de compatriotas hacen que estos busquen responsables y los más cercanos son los extranjeros con los que se encuentran todos los días y no las políticas públicas que difícilmente se discuten.

Unos cuantos argumentos de quienes critican el trabajo de los extranjeros tienen un respaldo acertado. Todo aquel que incumpla el código penal debe ser sancionado. Si un extranjero roba o comete un homicidio le debe caer el peso de la ley de la misma forma en que pasa si lo hace un panameño.

El riesgo de la forma en que están presentadas estas acusaciones es que terminan siendo una acusación que, además, generaliza. Deja la idea de que todos los provenientes de X país son de cierta forma y es totalmente falso.

La propuesta de Rodríguez es de vieja data. Los problemas de la legisladora con los extranjeros vienen de años atrás, pero en este momento puede tener una repercusión diferente porque su partido está ad portas de tomarse el poder Ejecutivo y legislativo.

En sus intervenciones como candidato, el ahora presidente electo, Nito Cortizo, llevaba un discurso similar con un tono tal vez más diplomático.”Nosotros decidimos quién entra a nuestra casa, quién se queda y quién se va”, dijo en una intervención pública

¿Significa esto una vía libre para reformas a las leyes migratorias? Nadie asegura que sean intocables y todos coinciden en que el flujo de llegada de extranjeros al país debe ser controlado de alguna forma, en lo que no se puede convertir un proyecto como estos es en una persecución hacia los extranjeros.