Reacciones al aniversario de la muerte de Omar Torrijos

Reacciones al aniversario de la muerte de Omar Torrijos

31 de julio del 2019

A 37 años de la muerte en un siniestro aéreo de Omar Torrijos, el militar más reconocido de Panamá y uno de los primeros propulsores del liberalismo en Latinoamérica, su figura mantiene la complejidad y contraste en medio de la opinión de todos los panameños.

Algunos lo han recordado en este día como un visionario que trajo grandes avances al país, despertando la economía local, convirtiendo a la región en un centro mundial de operaciones económicas y ejecutando la Constitución Política de 1972.

Su legado traspasa generaciones, sin importar la edad muchos reconocen en él a un líder que dejó como herencia un sinfín de mejoras educativas, sociales, políticas y sanitarias que por varios años hizo olvidar la inestabilidad que vivía el país a mediados del siglo pasado. Incluso, con el nacionalismo que promulgó, es recordado el acuerdo que logró con Jimmy Carter para que el Canal volviese a ser de todos los panameños.

El Partido Revolucionario Democrático también recordó a su caudillo y fundador. Torrijos se encargó de forjar la ideología, hoy distorsionada por la corrupción, alrededor del partido político que en su nacimiento tuvo el objetivo de ser una alternativa para los panameños alejada de las grandes estructuras políticas. Sin embargo, salta a la luz que hoy esa idea no se mantiene, en detrimento del general y a favor de unos cuantos.

Los programas de educación y equidad social fueron la bandera del tiempo en el cual Torrijos estuvo en el poder, democráticamente o no, en ellos invirtió gran parte de su tiempo y gran parte del dinero que tenía el país. Más allá de las denuncias por despilfarro y excesos, el impacto de su ayuda llegó a miles de panameños que salieron del analfabetismo y la pobreza con el objetivo de convertirse en personas que aportasen a su nación.

La imagen de la dictadura militar es recordada con poco agrado, con razón o no, muchos no le perdonan a Torrijos el haber pregonado la libertad del pueblo y al mismo tiempo silenciar a sus declarados contradictores. Los relatos de desapariciones y amenazas abundan, el recuerdo del totalitarismo militar que hoy por hoy sigue vigente en algunos países tuvo sus primeros pasos en Panamá.

Amado o repudiado, el legado de Torrijos no es más que eso, memoria e historia, lo cual no quiere decir que sea obsoleta o no merezca recordarse, pero sí que el país está en un momento contractual que obliga a mirar hacia adelante y no hacia atrás.