Autoretrato de un cambiante panorama electoral

Autoretrato de un cambiante panorama electoral

10 de enero del 2019

En el primer día de revisión por parte del Tribunal Electoral de las firmas presentadas por los precandidatos a la presidencia por la libre postulación el pasado 6 de enero, fecha límite para hacerlo, Ricardo Lombana logró superar a Dimitri Flores que lo aventajaba por casi 10 mil rúbricas gracias a las más de 25 mil firmas que llevó ante la máxima autoridad electoral. Lo que fue sorpresa para algunos y algo totalmente anunciado para otros, terminó desatando la furia y crítica del aspirante que pasó de la tercera a la cuarta posición a menos de un día para que se conozcan los tres candidatos independientes.

El apoyo a la candidatura de Lombana, que está a pocas horas de oficializarse, se ha mantenido desde que se encontraba entre los tres primeros de la lista e inclusive cuando fue desplazado por Marco Ameglio, ahora el segundo, en un momento de la pugna electoral que se dificultó por la llegada de las festividades. Sin embargo, la lucha del abogado y sus activistas no pasó en vano para miles de panameños que respaldan la idea de país que tiene Lombana.

Desde ahora, a falta del comunicado por parte del Tribunal Electoral, muchos ven con buenos ojos la presencia de Lombana en la papeleta presidencial el próximo 5 de mayo teniendo en cuenta la fortaleza de los partidos en el país y la figura amigable en la que se convertiría en caso de unir votos divididos por otros nombres.

Sin embargo, la reacción de Dimitri Flores al ser desplazado por Lombana a la cuarta posición desató críticas entre los electores que, motivados por las entrevistas aireadas del precandidato luego de conocerse la superación, destacaron que no haya logrado consolidar su aspiración presidencial hasta el momento. La postura vengativa, abiertamente divulgada por Flores, se convirtió en motivo suficiente para que muchos recordarán las polémicas declaraciones que tuvo en su momento contra otros panameños en relación a su capacidad económica.

Sin embargo, los reclamos de Dimitri Flores en relación a la flexibilización de los parámetros de revisión y rechazo de firmas encontraron aceptación en cierto sector social, aunque otros lo consideraron una muestra de desesperación o “patadas de ahogado” teniendo en cuenta que la situación denunciada ocurrió en otro momento y solo hasta ahora la reveló. Pese a ello, las 40 mil firmas que Flores reclamaba bien pueden estar reposando en las cifras de otro precandidato o tener total invalidez por las causas señaladas desde el Tribunal Electoral durante el proceso de recolección.

La remontada de Lombana al mejor estilo ciclístico fue aplaudida desde varios sectores afines y contrarios a su postura, incluso partidistas, pero se hizo evidente que el motor propulsor de la recuperación del tercer lugar fue la avidez de un cambio en el país expuesto por miles de panameños que se sienten agotados frente a la corrupción, la incapacidad y crisis institucional de la contemporaneidad.