“Calcetitas rojas”: una cruda historia de violación y muerte

Foto: @FiscalEdomex

“Calcetitas rojas”: una cruda historia de violación y muerte

6 de septiembre del 2019

El cuerpo sin vida de una menor de tan solo cuatro años fue hallado en vía pública del municipio de Nezahualcóyotl (México) en marzo del año 2017. Tenía varias señales de violencia física y sexual.

El cadáver semidesnudo estaba envuelto en una cobija. Solo vestía una pequeña camiseta color verde y unas “Calcetitas rojas”, como los medios de comunicación apodaron a la niña para informar sobre su caso.

Para el momento del hallazgo, la menor no tenía un nombre. A sus años no había sido registrada por sus progenitores.

Esta semana la justicia de ese país esclareció su muerte y condenó a los responsables del asesinato: su mamá, Yadira Medina Pichardo, y su padrastro, Pablo Rodríguez Escamilla, quienes pagarán una condena de 88 años de prisión por el delito de feminicidio.

Además, ordenó que la niña fuera registrada oficialmente como Guadalupe Medina Pichardo. Ese fue el nombre que quedó plasmado en el acta de nacimiento.

El asesinato

La muerte de “Calcetitas rojas” o “Lupita”, como también fue llamada, conmocionó a todo el país por su crueldad y condiciones. El caso se volvió mediático y las autoridades circularon varias imágenes de su rostro con el fin de localizar a sus parientes.

Nueve meses después, los padres fueron contactados con la ayuda de un testigo que reconoció a la niña y entregó información sobre el paradero.

En diciembre de 2017, Medina y Rodríguez fueron capturados como los presuntos responsables del asesinato.

La investigación estableció que Rodríguez golpeó a la menor hasta la muerte por haberlo despertado con su llanto mientras él dormía. Todo ocurrió porque la niña quería ir al baño pero no avisó y se orinó en la cama.

Tras notar que estaba muerta, Rodríguez y Medina envolvieron el cadáver de Guadalupe en una manta y la arrojaron sobre una avenida de ese municipio.

Según Imagen Noticias, un tercer actor se aprovechó de que la menor estaba muerta y abusó sexualmente de ella.

“Después de que fue desechada como basura en este terreno, todavía hubo un tercer agresor. Todavía no sabemos quién es, pero este, viéndola ahí tirada y golpeada, la violó”, dijo para ese medio Frida Guerrera, activista por los derechos de las mujeres en ese país.

Estos hechos todavía son materia de investigación.

La Fiscalía del Estado de México informó que, además de la pena impuesta, Medina y Rodríguez tendrán que pagar una multa de más de 449 pesos mexicanos como reparación del daño material y moral.