Scott Weiland, el roquero que estaba muerto en vida

Scott Weiland, el roquero que estaba muerto en vida

4 de diciembre del 2018

El excantante de los grupos de rock Stone Temple Pilots y Velvet Revolver, Scott Weiland, nació el 27 de octubre de 1967 en Santa Cruz (California) y fundó a finales de los años 80 con los hermanos DeLeo y Eric Kretz el grupo Mighty Joe Young, que luego daría lugar a la banda de rock Stone Temple Pilots.

Con álbumes como “Core” (1992) o “Purple” (1994), Stone Temple Pilots alcanzó un gran éxito de ventas con su sonido a caballo entre el hard-rock y el grunge.

Tras varias desavenencias y parones a lo largo de su trayectoria, finalmente el grupo californiano despidió a su cantante en febrero de 2013.

Weiland, que afrontó problemas con las drogas y la justicia en varias ocasiones a lo largo de su vida, lanzó su carrera en solitario con el disco “12 bar blues” en 1998 y formó parte desde 2002 del grupo Velvet Revolver, en el que también estaba Slash, guitarrista de Guns & Roses, con los que publicó dos álbumes.

En su autobiografía, “Dead & not for sale” (Muerto y no para la venta), Scott Weiland confesó un duro episodio de infancia. 

“Un tipo grande y musculoso iba conmigo en el bus al colegio todo los días…me invitó a su casa. El tipo me violó. Fue rápido, desagradable. Estaba muy asustado para decirle a alguien. ‘Di algo’, me advirtió él, ‘y nunca más tendrás otro amigo en el colegio. Arruinaré tu reputación’. (…) Este es un recuerdo que reprimí hasta hace algunos años, cuando, en rehabilitación, volvió a mí. Eso es lo que te hacen las terapias”.

“Eramos indestructibles”

En el libro el cantante habló de la gira de la banda tras la famosa canción Sex Type Thing.

“La gira consistía en la banda turnándose para manejar una van mientras avanzábamos por el país tocando en pequeños lugares. Nuestro primer show fue en Orange County, con mis amigos aplaudiéndome. Para mi cumpleaños número 24, estábamos en la mitad de la nada, así que acampamos por la noche. Robert hizo hamburguesas de atún, nos emborrachamos, y lo pasamos increíble. El mundo todavía era fresco y joven. Eramos indestructibles”.

“Estábamos tratando de lograrlo en la industria de la música. Las radios de metal tocaban Sex Type Thing, porque era vista como metal, y eso tanto nos molestaba cómo nos agradaba. Nos molestaba porque no nos veíamos a nosotros mismos como una banda de metal. Nos agradaba porque estábamos en la radio. Y, además, lo mismo le pasaba a Soundgarden y Nirvana. Si podía ser confundidos con Heavy metal, ¿por qué no Stone Temple Pilots?”.

“El hecho es que tenía mucho en común con estos chicos (Velver Revolver). Habámos paseado por callejones oscuros, nos habían asaltado, caímos, y luego nos levantamos. Cuando me junté con ellos, se veían bien. A través de las artes marciales, Duff llevaba ocho años sobrio. Matt tenía seis años. Y Dave, una docena. Cuando me vieron mal, juraron hacer todo en su poder por ayudarme”.

“Estaba muy desbocado en la segunda gira de Velver Revolver en 2007. Al principio del tour, estaba bien, pero luego una sola línea de cocaína en Inglaterra lo cambió todo. La aspiré. Y luego volvieron los demonios. Así empezó otro declive…estaba ahí afuera otra vez, yendo a lugares peligrosos para comprar sustancias. Todo era secreto; los chicos de Velvet Revolver no sabían que estaba consumiendo drogas. Cuando les dije que necesitaba cancelar algunos conciertos porque debía ir a tratamiendo, sus reacciones me impactaron. Me dijeron que yo tenía que pagar, por completo, esas cancelaciones. Les recordé que cuando había recaído y fueron a rehabilitación, los apoyé. No hizo ninguna diferencia. No importaba que Velvet Revolver había vendido 5 o 6 millones de discos. Estaba afuera”.

“Veo al amor, como al arte, como una obsesión. Quizás esa es una mirada muy romántica de la existencia humana, pero yo soy un ser humano extremadamente romántico. Si el amor, como el rock and roll, no me consume las 24 horas del día, no es amor. Puede ser respeto, apreciación, admiración, puede ser un mundo de gloria y una existencia de paz, pero no lo puedo llamar amor. El amor me quema y me confunde. El amor es una luz que no puede ser extinguida”.

“Soy un adicto tenaz. Pero también soy tenaz en recobrarme. Nunca dejo de intentar dejarlo. Y eso es algo”.