Estrategia, belleza e inteligencia, esa fue Cleopatra

Foto: Wikimedia

Estrategia, belleza e inteligencia, esa fue Cleopatra

12 de agosto del 2019

Cleopatra fue una gobernante, diplomática, comandante naval, lingüista y escritora, reconocida históricamente por ser la última mandataria de la dinastía ptolemaica del Antiguo Egipto. También se dio a conocer su belleza física y su gran inteligencia. 

Nació durante el invierno del año 69 a.C. en Alejandría, la capital del Antiguo Egipto.

Su padre fue Ptolomeo XII y su madre Cleopatra VI, aunque algunas versiones afirman que su progenitora fue una aristócrata egipcia de la época. 

Cleopatra creció bajo la influencia de Filóstrato, fue él quién la enseñó el arte de la oratoria y la educó según la filosofía griega. En su juventud, estudió en el Museion, un centro intelectual destinado exclusivamente a los pensadores de ese tiempo.

A los 18 años ascendió al trono junto a su hermano Ptolomeo XIII, convirtiéndose en la reina más joven de Egipto. El buen momento duró poco, pues un conflicto interno estalló entre ambos hermanos y Cleopatra fue destronada. 

Un par de años más tarde, la Guerra Civil Romana llegó a territorio egipcio, Cleopatra aprovechó la coyuntura para conquistar al emperador de Roma, Julio César, quien la apoyó y la ayudó a matar a Ptolomeo XIII para recuperar el poder.

A partir de ese instante, la labor de Cleopatra fue clave, ya que recuperó la confianza de su pueblo, logró la credibilidad del clero y se encargó de rehacer a Egipto, una nación que se encontraba sumida en la corrupción, las revueltas y el descontento generalizado.

En el año 47 a.C. se casó con Ptolomeo XIV, quien fue una figura simbólica, pues Cleopatra siempre se presentó como la mandataria oficial del imperio, demostrando que una mujer podía tener autoridad plena frente a una nación. 

Las relaciones entre Egipto y Roma mejoraron demasiado, debido a la relación de amantes que existía entre Cleopatra y Julio César, sin embargo, en el año 44 a. C., este último fue asesinado y reemplazado en su cargo por Marco Antonio. 

La reina de Egipto aprovechó una vez más su atractivo físico e intelectual para robarse el corazón del nuevo mandatario romano. Junto a Marco Antonio, Cleopatra conquistó el territorio armenio y fortaleció su imperio. 

El camino parecía ser color de rosa para esta pareja, hasta que en el año 32 a. C., estalló la Guerra Ptolemaica, Marco Antonio se vio obligado a suicidarse ante el constante asedio de quien sería el nuevo mandatario de Roma, Octavio Augusto, dejando a Cleopatra desprotegida. 

La reina de Egipto planeó nuevamente recurrir a sus atributos para conquistar a Octavio Augusto y mantener su posición privilegiada, pero a diferencia de los otros dos emperadores romanos, este no sucumbió a los encantos de Cleopatra, por el contrario, decidió llevarla a Roma como un trofeo de guerra. 

En vista de la situación, Cleopatra decidió acabar con su vida el 12 de agosto del año 30 a.C., recurriendo a una antigua tradición egipcia en la que se propiciaba la muerte propia por medio de la picadura de una serpiente venenosa. 

Existen también otras versiones de su muerte, algunos historiadores afirman que fue la misma Cleopatra quien introdujo el veneno por medio de una aguja. 

La figura de Cleopatra se convirtió en inspiración de múltiples obras de arte y literatura. Diferentes escultores y pintores se encargaron de plasmar el cuerpo de la reina de Egipto en sus creaciones. De igual manera, William Shakespeare llevó la vida y obra de Cleopatra a una de sus afamadas presentaciones teatrales e incluso en el año 1963, este diosa egipcia fue interpretada por la actriz Elizabeth Taylor en una película de Hollywood.