De alianzas y más…

De alianzas y más…

15 de octubre del 2018

Ya hay 3 candidatos formales para la presidencia de la república y como había sido predicho, en la última primaria de partidos, resultó electo, de manera abrumadora, el candidato que había representado al Cambio Democrático en la contienda electoral anterior. Lo no tan previsible, fue la cantidad de votos que obtuvo en este proceso de elecciones internas de su nuevo partido Alianza.

Una vez finalizó el proceso, iniciaron las conjeturas de lado y lado, sobre el verdadero significado del nombre del partido, que pareciera ser una escisión programada del partido madre para, por un lado, fortalecer la personalidad del gestor del partido, por un lado y por el otro convertirse en un partido aliado en las elecciones del próximo año.

Hay quienes han comentado que no puede haber alianzas en las cabezas, posteriores a una elección primaria y otros que opinan lo contrario. La realidad es que, pareciera que el caudal político de este nuevo partido, no crecería mucho mas allá de los votos que obtuvieron en sus elecciones primarias.
Sin embargo, considero injusto comparar a un candidato por la libre nominación (o independiente como se les conoce) con un partido propuesto por un partido formalmente reconocido por el órgano regente de las elecciones en Panamá.

Para convertirse en partido, debieron haber inscrito una cantidad significativa de firmas en todo el país, haber realizado un congreso constitutivo y otra serie de requisitos, que les permitió entonces ir a un proceso de elección de candidatos a puestos de elección.

La figura de los candidatos por la libre postulación a la presidencia de la república, que por primera se presenta a la ciudadanía, es un derecho de quienes no quieren y no se sienten que encajan en ninguno de los renglones políticos contemplados hoy por la ley vigente.

Esto es plausible y encomiable la decisión que han tomado una serie de personas, que hoy luchan por ser uno de los 3 que mas firmas obtiene y poder así, ser uno de los candidatos a candidatos para ocupar la silla de presidente de la república.

Con esto no condono lo que considero una interpretación injusta de la norma, pues todas aquellas personas que logren inscribir la cantidad de firmas establecidas por la ley, deberían tener el mismo derecho a aspirar a la referida posición. Y menos entiendo la demora inexplicable, que ha tenido la corte suprema en emitir un fallo sobre la demanda interpuesta contra la norma del Tribuna Electoral, que restringió la participación ciudadana.

Sin embargo, tengo el presentimiento que no sucederá como el mal recordado fallo que prohibía que una persona aspirara al cargo de vicepresidente, después que había pasado las elecciones del 2014. Se parece al fallo que aún se está a la espera sobre la ley de los estacionamientos, ¿verdad? “Justicia tardía no es justicia…”.

Amanecerá y veremos, pero tengo el presentimiento, que en las elecciones del venidero 2019, tendremos no menos 8 o 10 candidatos a la presidencia y eso sin contar que por lo menos dos de los partidos vigentes, de los más pequeños en cantidad de adherentes, han manifestado sus intenciones de proponer alianzas políticas y apoyar a los respectivos candidatos de otros partidos, sin descartar la posibilidad de proponer sus propios candidatos para otros puestos de elección.

Es en este renglón donde se habla que de la recién finalizada elección primaria del partido Alianza, no se ejecutará el mandato de sus electores y que en su defecto negociarán la referida alianza a la que hacía referencia más arriba.

Las alianzas serán claves en el proceso eleccionario del 2019, sin embargo, en lo personal considero que al dividirse tanto el voto presidencial, el voto fuerte o seguro de cada partido grande, jugará un papel supremamente importante, mucho más que lo tradicional, pues, de hecho, en las últimas elecciones, el voto no ha sido muy disciplinado que digamos.

Los partidos tradicionales se han dado cuenta de este fenómeno y el próximo año, redoblarán sus esfuerzos en alinear a sus bases formales y conseguir ese voto “duro” que les pueda garantizar esa base de no menos del 20% del electorado que les pueda garantizar el solio presidencial.

Los dos procesos que hacen falta para terminar con el ciclo de primarias de los partidos políticos, se realizarán en 2 fines de semana, de manera simultánea, siendo estos las del partido gobernante y las del partido de izquierda, que no es de izquierda, sobre uno de sus líderes.

La próxima semana hablaremos un poco mas sobre estos y compartiremos nuestras predicciones, las cuales hasta ahora han sido bastante acertadas. Esperamos seguir en ese mismo camino.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.