Cuestión de opiniones

Cuestión de opiniones

10 de septiembre del 2018

Panamá se podría convertir en un país donde al no poderse opinar, se convertiría en una nación estilo procesión de jueves santo, de silencio total. En las últimas semanas, se han anunciado demandas millonarias contra forjadoras de opinión, comunicadores o periodistas, por el simple hecho de hacer su trabajo.

Cuando participábamos de las luchas civilistas, que al final se tradujeron en una corta recuperación de la justicia, la libertad y la democracia que se nos habían extraviado, quizás por las mismas razones por las cuales nos estamos quejando de lo mismo hoy, una de las respuestas a estas luchas ciudadanas, fue la censura abierta y de mano dura por parte del régimen que usurpaba el gobierno de ese entonces.

Pretender demorar procesos judiciales presentando querellas contra dos de las mujeres que mas influencia tienen sobre la opinión pública, a mi juicio, no dio el resultado que esperaban, pues la amplia mayoría de las personas pensantes del país se volcaron a respaldar a las comentaristas en mención. Por otro lado, presentar una querella contra una periodista por el simple hecho de realizar una entrevista a un funcionario público, es, a mi juicio, un trompo que no se puede coger con uña alguna.

Ojalá la sensatez se encuentre con la razón y no tengamos que regresar a una época donde el miedo a ser silenciado o desaparecido prevalecía entra la gente buena del país.

Es interesante como en países tan adelantados en materia de libertad de expresión como los Estados Unidos de América, diariamente se burlan a través de programas de la televisión, en la radio o con caricaturas, del presidente de turno, senadores, alcaldes y de cualquiera que por razón de su cargo se hubiere convertido en figura pública. No recuerdo de alguna demanda que se hubiere presentado por estas razones.

Ojalá aprendiéramos de este ejemplo en países menos desarrollados como el nuestro (no me gusta eso de subdesarrollados, pues me suena a como se le acostumbraba a llamar a las personas con alguna discapacidad, pues de “impedidos” no tienen nada).

Yo no puedo mas que solidarizarme con mis colegas comentaristas, generadoras de opinión o comunicadores en general, pues si no estoy mintiendo, debería tener todo el derecho a expresar lo que pienso o siento.

Es como si a mí me fueran a castigar por decir que Panamá no atraviesa por su mejor situación económica o que se percibe un nivel de deficiencia en la administración de la cosa pública. Es mi opinión, así lo siento y así lo veo.

Ojalá, ahora que iniciamos el período electoral, que desde el mes pasado agita a los diferentes partidos políticos reconocidos en el país, este tema de la libertad de opinión debe ocupar, junto al cambio del estilo de educar, el desarrollo económico y la seguridad, deben ser algunos de los pilares sobre los cuales se base el nuevo gobierno.

Este fin de semana, el mayor partido del país se vuelca a la selección de sus candidatos para presidente, alcaldes, diputados y representantes de corregimiento. Hay mas aspirantes a ser el abanderado del partido para ocupar la silla presidencial, que lo que a veces hay diputados en el hemiciclo legislativo.

Según las encuestas a las que he tenido acceso, encargadas por varios de esos mismos candidatos y/o por el propio partido, hay 2 o 3 que a mi juicio tienen una real oportunidad de hacerse con la representación del partido en una contienda que promete ser mejor que el estreno de una película taquillera.

Un ex presidente que, siendo considerado como uno de los mejores presidentes que hemos tenido desde el retorno de la democracia, falló en su aspiración a reelegirse directamente y luego perdió unas elecciones internas de su partido, donde aspiraba a ser el presidente del mismo. Quien iba de tercero en las encuestas declinó sus aspiraciones para respaldarlo a él que iba de cuarto (esa no la entendí Yo ni mucha otra gente) y aun así sigue de un distante tercero.

Una diputada, que ha recibido un buen respaldo gracias a su discurso populista y a por ser el adalid de algunas luchas que muchos consideraron como suyas. Sin embargo, pareciera que su popularidad es mayor fuera que dentro de su propio partido, más aun cuando ha tenido marcadas diferencias contra los actuales dirigentes del partido.

Quien marca de primero en las encuestas que he visto, quien se destacó por haber sido legislador y presidente del órgano legislativo y luego el ministro que se distanció del presidente de turno, ha estado recibiendo ataques personales en las últimas semanas ante lo que pareciera un fácil triunfo en las urnas.

No se conocen públicamente los detalles de los planes de gobierno de ninguno de los pre candidatos y ojalá, una vez electo, el nuevo candidato o candidata de este partido, pueda presentar un plan de gobierno que responda a las necesidades reales de la población que lo pudiera elegir en mayo de 2019.

Al ser uno de por lo menos 7 u 8 candidatos que se sospecha estarán en la papeleta presidencial, quien salga electo debe tener una ventaja, al ser el abanderado de un partido que tiene una gran cantidad de partidarios.

Los candidatos por la libre postulación jugarán un importante papel pues estoy convencido que representan a una amplia representación de la población nacional; igualmente la campaña de “No a la Relección” iniciada por un grupo de jóvenes y que ahora es reclamada por Raymundo y todo el mundo, ha empezado a calar, aunque estoy seguro que no tendrá el impacto que muchos desean.

La realidad es que aún queda mucha agua que pasar por debajo de este puente de las elecciones y habrá que esperar a que tengamos todo el abanico de candidatos para poder saber a ciencia cierta que tan escarpado este el camino hacia este puente.

Estoy consciente que no todos los que me lean estarán de acuerdo conmigo, pero esmi opinión y así lo veo Yo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.