cero y van dos

cero y van dos

18 de septiembre del 2018

Tal y como les habíamos adelantado, el animal grande caminó y se comió al bovino y a la populista, junto a las otras 13 personas que aspiraban a ser el candidato oficial del partido de mayor membresía en Panamá.

Con este resultado, dos de los grandes partidos ya han decidido quienes serán sus abanderados para la contienda electoral del 5 de mayo del próximo año; quedan entonces por definir los candidatos del partido gobernante, del partido representativo de la izquierda (aunque digan lo contrario) y el del que se dice que es un hijo del partido que gobernó en el quinquenio anterior.

El triunfo de Nito Cortizo del día de ayer, fue mucho mas contundente de lo que muchos pensaron y creo que mucho mas de lo que el propio equipo de “Uniendo Fuerzas” planificó. Pero esto quizás no fue lo más interesante, sino tratar de determinar que causó este fenómeno que no se veía hace rato dentro de este partido que lleva casi  dos períodos sin ocupar el Palacio de las Garzas.

Por un lado, varios expertos sugerían que era por el apoyo que recibió de los actuales diputados. Lo curioso, es que varios de estos diputados, no buscaron la reelección o perdieron la oportunidad de volver a aspirar a la curul que actualmente ocupan en la Asamblea Nacional, al no salir triunfadores de sus propias contiendas internas. Algunos de los perdedores sugirieron que el clientelismo había prevalecido, a lo que habría que preguntarse ¿sólo el equipo ganador se promovió?

A mi me parece que habría que identificar ganadores y perdedores en esta justa electoral interna. Por un lado, evidentemente el candidato ganador es el gran ganador de quien se esperaba que triunfara cómodamente, pero nunca tan decisivamente como lo hizo, lo que se podría traducir en una gran fortaleza para mayo del 2019, donde quizás por lo peculiar de dicha contienda, se podría ganar con un 20 a 30% de los votos emitidos.

El otro ganador fue el presidente del partido y también diputado, que ha realizado un trabajo de bases muy bueno y quien pareciera que respaldó al ganador.

Entre los perdedores, un ex presidente de la república quien, según varios de los miembros de su equipo de campaña, estaba bastante seguro de su triunfo. Pero aún mayor perdedor, quien iba de tercero en la contienda, según las principales encuestas y declinó a sus aspiraciones para respaldar a quien iba de 4°, que como comentamos la semana pasada, ni Yo ni mucha gente lo entendió.

Otra perdedora, quien llegó de segunda y que en su un momento pensó que su discurso para agitar masas y con base en el populismo, podría llevarla a un triunfo en las urnas. Cuando apareció en las pantallas de televisión, al conocerse la tendencia irreversible del resultado en las urnas, mostraba un lenguaje corporal totalmente opuesto a lo que expresaba verbalmente. Se le notaba nerviosa, disgustada y obviamente inconforme con los resultados.

Mas tarde, el ganador se presentó ante sus seguidores con un discurso bien fundamentado que despertó el interés de muchos, partidarios y adversarios, al punto que hizo que el partido en gobierno publicara un comunicado chabacano, mal redactado y donde la bilis se percibía de una manera poco elegante. Definitivamente que hay que elevar el nivel del debate, aunque a las masas no les guste y a veces prefieran la controversia y el enfrentamiento.

En las próximas dos elecciones de los tres partidos que siguen, no se esperan muchas sorpresas. Yo me atrevería a predecir que el actual alcalde de la ciudad capital se erguirá como el ganador de las primarias del partido gobernante. Que el candidato que llevó la bandera del partido que gobernó en el quinquenio anterior, se convertirá en el ganador de la contienda interna del nuevo partido que lidera un antiguo copartidario y líder del este de la ciudad capital.

En las primarias del partido que dice representar al movimiento obrero del país, se presentan dos candidatos y aún no me atrevo a adelantar quien podría convertirse en el candidato oficial de dicho partido. Estos candidatos son tan disímiles como una gota de agua y un frasco de aceite. Uno que se ha destacado por su liderazgo en sindicatos obreros y el otro por su capacidad intelectual y preparación académica y, que en principio, pareciera que es un candidato de un partido de derecha o por lo menos de centro derecha y no de la izquierda que ha venido promoviendo durante sus intervenciones.

Como se darán cuenta, aún nos queda mucho millo o “pop corn” que comprar y que comer; las bebidas pareciera que alguien más las convidará. Repito, ojalá se eleve el debate y las reacciones y no caigamos en dimes y diretes que flaco favor le hacen a la convivencia y los valores que todos debemos practicar.

Todo esto sin tomar todavía en cuenta a las personas que buscan firmas para presentar su nombre como candidatos por la libre postulación y que, a mi juicio parten con marcadas desventajas en comparación a los partidos. ¿Qué pudiéramos esperar de normas electorales que son aprobadas y o modificadas por quienes se pudieran sentir afectados por las mismas?

Nuestra democracia se ha debilitado, pues la ciudadanía en general se ha alejado de la política, por considerar que no es algo bueno. Lo más triste es que luego se quejan que este hizo tal cosa o aquel hizo la otra. Hay que asumir responsabilidades, por lo que felicito a quienes han decidido aspirar a un cargo de elección ya sea por la vía de los partidos o por la libre postulación.

No nos limitemos a solo emitir nuestro voto cada 5 años. Tenemos que ser ciudadanos todo el día y todos los días. Hay que amar y luchar por nuestro bello país todos los días de nuestra existencia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.