Amazonas: tres semanas ardiendo

Amazonas: tres semanas ardiendo

27 de agosto del 2019

“El Amazonas está disponible para hacer negocios”, ha sido política del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. La respuesta de los agricultores fue comenzar a despejar la selva, con la intensión de aprovecharla para la agricultura, esa, según investigadores ambientales, es la principal causa por la que la Amazonía de Brasil, llamada el pulmón de mundo, está ardiendo en llamas.

Una gran parte de la mayor selva del mundo, que en total es de 7 millones de kilómetros cuadrados, se está quemando y esta quema está generando muchos más daños ambientales. Los árboles pierden la capacidad de absorber carbono en el futuro y la cantidad de carbono que se libera también es dañina para el planeta.

Con la ampliación del fuego, que ya lleva unos 19 días, una gran cantidad de flora se ha perdido. Y la fauna que habitaba los lugares focos de los incendios se han desplazado, huyéndole al incendio.

Las tribus indígenas también han sido víctimas de las políticas de Bolsonaro y de los estragos ambientales que estas están generando.

Varias comunidades están siendo atacadas silenciosamente. Algunas empresas quieren hacer parte de los negocios que Bolsonaro pretende impulsar en la Amazonía y dicen algunas ONG’s que varias compañías están propiciando la destrucción y deforestación de la selva Amazónica, así lo dice Amazon Watch, una ONG que trabaja para proteger los bosques tropicales y promover los derechos de los pueblos indígenas de la cuenca amazónica.

Ciudades cercanas a la Amazonía, como Sao Paulo, están invadidas de humo negro en sus cielos generando así un ambiente oscuro y tóxico.

El mundo tiene hoy los ojos puestos en el Amazonas. Gobiernos y ciudadanos han elevado un S.O.S por la región selvática.

Los países que conforman el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) informaron que podrían destinar una ayuda inmediata calculada en US$20 millones para la lucha contra los incendios en la región. Bolsonaro no ha dicho si recibe esta ayuda.

El secretario general de la ONU, António Guterres se presentó en Francia, donde se está adelantando la  Cumbre del G7, y dijo que se necesita una mayor voluntad para evitar este tipo de tragedias

“Acudí a la Cumbre del G7 porque la acción climática no puede esperar. Toda la gente quiere un mundo más verde, más limpio y más seguro. Tenemos las herramientas para enfrentar la emergencia climática, pero necesitamos más voluntad política”, dijo Guterres a través de un comunicado.

Este incendio que lleva casi tres semanas, aunque es el más grave que se conoce de esta región en los últimos tiempos, no es el único de este año, en el que extrañamente han aumentado los focos.

Según las entidades ambientalistas, en lo corrido de este 2019, en comparación con el año anterior, los incendios en el Amazonas han aumentado un 83%, con un número superior de 70 mil puntos de incendios.

Aunque para Jair Bolsonaro las causas de los incendios son generados por el cambio climático y la posible provocación de estos por entidades medioambientales, para generar caos en su contra, las investigaciones que biólogos del mundo dejan ver que mano intencional del hombre para hacerle daño al Amazonas está presente en esta tragedia ambiental.