La implacable fuerza del Festival Estéreo Picnic 2019

La implacable fuerza del Festival Estéreo Picnic 2019

9 de abril del 2019

La música es esa receta que hace que la gente se sublime a un estado inexplicable de relajación y éxtasis, cuando se es testigo de un show en vivo, además de bailar sin parar y corear con toda la capacidad de los pulmones, la energía que se percibe del público, sumada a la del artista hace que se viva un momento único, esa es la experiencia del Festival Estéreo Picnic, realizado en Colombia.

Cientos de personas se reúnen entorno a su banda o cantante favorito, sin importar los pisotones, los gritos al oído o la lluvia, porque al fin, se está cumpliendo un sueño, el momento en el que las luces se apagan para dar bienvenida a ese personaje especial no tiene precio.

El Estéreo Picnic festejó este fin de semana diez años de llevar a su audiencia momentos de auténtica felicidad, pasando por Red Hot Chili Peppers, a Florence + The Machine, hasta Gorillaz el año pasado, en lo que muchos llamaron el concierto de una generación.

Crédito: Gabriela Caballero

En 2019 la historia se repitió con otra serie de invitados en el que el común denominador fue esa gran fiesta que celebró el décimo aniversario del festival.

Un día antes de que empezara la exhaustiva jornada de tres fechas del Estéreo Picnic, dos de sus organizadores, Gabriel García y Philippe Siegenthaler, en una rueda de prensa hablaron de los detalles sobre esta reciente versión, haciendo hincapié en que el festival creció tal y cómo lo habían soñado, especialmente aclarando la decisión de mudar el veniew al Campo de Golf Briceño 18, pues se trata de un espacio más grande, cómodo para todas las actividades que se desarrollaron desde el 5 hasta el 7 de abril de 2019.

KienyKe.com.pa habló con los dos personajes sobre el interés que tienen de dar plataforma a las artistas femeninas y cantantes LGBT, teniendo en cuenta su gran demanda en el mundo de la cultura pop.
“La curaduría del festival no se preocupa tanto por eso, se preocupa por la actitud musical que haya y luego de intentar trabajar mucho, lograr de conseguir diferentes puntos logísticos, entre toda la cantidad de retos y pasos que hay para lograr un festival de estos, no puede ser una preocupación pensar si tienes la suficiente cantidad de artistas mujeres o suficiente presencia LGBT o no”, dijo García.

Siegenthaler complementó lo dicho por su socio: “Nunca hay una premisa para que vayamos específicamente por mujeres o por una comunidad, creo que históricamente hemos respondido a la actualidad y la frescura de lo que está pasando en la actualidad en el mundo, en ese sentido, el Estéreo Picnic refleja lo que está pasando”.

Crédito: Gabriela Caballero

Resultan interesantes la respuestas al revisar como, si bien el festival ha tenido headliners femeninos como Florence + The Machine, personajes masivos como Lana del Rey en 2018, o el acto en solitario de St. Vincent este año, así como los abiertamente gay como Olly Alexander de la banda Years & Years y Sam Smith, pensando en la respuesta que sostiene un pensar en la “actualidad y frescura de lo que está pasando”, se ignoran los éxitos que rompen récords en la industria musical propiciados por personajes como Ariana Grande, Cardi B o Rosalía, o desde la comunidad LGBT, Troye Sivan o Pabllo Vittar, que trasgreden barreras tradicionales, a pesar de que el festival ubica recurrentemente la palabra “diversidad” en su discurso promocional.

Para hablar de los tres días continuos de shows, el viernes contó con actos hispanos como Pedrina, o Ximena Sariñana y Esteman a dueto. Los actos más llamativos fueron Years & Years, a pesar de haber precalentado al público colombiano un día antes del festival, dejaron a muchos con ganas de seguir bailando, seguidos por Twenty One Pilots, su intrépido hip-hop/rock alternativo hizo que en el escenario principal no cupiera un alma más para presenciar su acto. Kendrick Lamar, uno de los raperos más influyentes del momento, con varios premios Grammy en su carrera, cerró el show.

Crédito: Gabriela Caballero

El sábado 6 de abril fue tal vez uno de los más comentados, gracias a la presentación del legendaria banda de salsa, Grupo Niche, invitada como una muestra de versatilidad en el décimo aniversario del Estéreo Picnic.

“No lo pensamos mucho. Hemos estado en Europa en festivales en los que participan géneros diferentes. La reacción tan positiva del público, el día del anuncio, en noviembre del año pasado no estaba calculada. Para nosotros fue la entrada a una dimensión diferente de público: los millennials y los centennials. Nos hemos sentido cómodos y la expectativa que se ha generado por nuestro show ha sido gigante”, mencionó el vocero de la agrupación en conversación con este medio.

Por otro lado, en la rueda de prensa, KienyKe.com tuvo la oportunidad de hablar con el dueto británico, Underworld, que fue confirmado tras la cancelación del acto de The Prodigy, debido a la muerte de su vocalista, Keith Flint.

Karl Hyde, teniendo en cuenta que su grupo electrónico es un gran referente de la cultura rave y club kid inglesa de la década de 1990, respondió a la pregunta: ¿Cómo cree que estos movimientos siguen vivos en la actualidad?:

“Es algo curioso, cuando llegamos a la escena, que fue algo tarde, al principio de los noventas, queríamos crear cosas, cosas dance en particular, en esos momentos, cada disco debía ser mejor que el anterior, entonces cualquier álbum que lanzaras debía ser un reto, tenía que demostrar una evolución, no era solo encontrar un sonido para quedarse con él, eso pasaba en diferentes géneros, lo que estaba bien, pero con la música dance, en ese tiempo, tenías que retarte a ti mismo”.

“Los artistas abrazaron eso, en una contracultura de lo underground, en la que se habla de lo que se convierte exitoso o mainstream, la música dance transmitía algo muy positivo, los raves invitaban a la gente a celebrar en una forma pacífica, de una forma buena, cuando pones estas cosas con una ideología, teniendo en cuenta que sigue evolucionando, es cómo este estilo de cultura sigue viva en estos días”.

Underworld fue el acto principal que cerró el segundo día con grandes éxitos rave, como ‘Born Slippy’. También se presentaron grandes personajes de la talla de Disclosure, Tiësto, Portugal. The Man o Nicola Cruz.

Para culminar la décima edición del Estéreo Picnic con broche de oro, hacia las 6 de la tarde The 1975 hizo que la audiencia calentara motores con sus canciones más reconocidas, Matthew Healy se apropió del escenario con su carismática y desenfadada personalidad.

Crédito: Gabriela Caballero

Hacia las 7 de la noche llegó el acto solitario protagonizado por St. Vincent, proyecto que encarna la estadounidense, Annie Clark, con hits como ‘Sugarboy’, ‘Pills’ o ‘Digital Witness’ logró que el público se olvidara de las bajas temperaturas de la Sabana y entrara en calor por medio de la danza que impuso su guitarra eléctrica, que curiosamente, cambió a medida que pasaban las canciones. ¿Cuántas guitarras subieron a la tarima? al menos 13.

St. Vincent demostró que no es necesaria tener una extensa banda que la apoye o contar con efectos especiales para emocionar a los espectadores, que lanzaron gritos como: “¡Estoy soltero!” o “Cásate conmigo”, incluso algunos asistentes confesaron que antes de su show no conocían su música pero que gracias al acto quedaron enamorados de su indudable talento.

Crédito: Gabriela Caballero

A continuación llegó Sam Smith a presentarse en el escenario principal, su cálida actitud contó con el soporte de los cientos de fanáticos que llegaron a cantar al ritmo de su poderosa voz, ya que el artista no dudó en en interactuar con los presentes, jugó con un estilo que desdibuja las barreras de género.

Crédito: Gabriela Caballero

Por su parte, Foals, gracias a su show, demostró cómo todavía queda la esperanza para los amantes del rock que piensan que el género está próximo a morir, entre canciones viejas y nuevas, ningún espectador se quedó sentado.

Finalmente, la reconocida banda, Artic Monkeys, cerró la maratónica jornada, abriendo con el gran éxito ‘Do I Wanna Know?”, a pesar de no haber saludado al público éste se gozó la irreverencia de esta agrupación que ya había venido a Colombia pero que regresó recargada para exponer sus nuevos temas.