El storytelling para impulsar marcas personales

El storytelling para impulsar marcas personales

10 de marzo del 2019

Siempre hay una historia para contar, todos pueden hacerlo. Lo importante es tener conciencia de que esa historia puede ser digna de ser compartida. El storytelling es una estrategia muy poderosa para impulsar la marca personal.

El storytelling, tan de moda hoy en día, “es el arte de contar historias, debe convencer, motivar, informar, interactuar con los valores, el espíritu o los beneficios que aporta una marca personal”, apuntó Enrique Coll, productor audiovisual y storyteller, quien ha llevado a numerosos escenarios su famosa Teoría del POTE que se basa en el dominio de los principales elementos que componen una historia: Personajes, Objetos, Tiempo, Espacio.

Para Coll, un paso esencial es “emplear los elementos básicos del POTE para tratar de identificar su perfil real, su personalidad. Esencialmente es encontrar la relación de este personaje (Marca Personal) con todo lo que lo rodea y el espacio donde se mueve, además del tiempo desde que nace y su devenir. Hay que dominar cada uno de esos elementos para poder dominar la historia”, contó.

Dejar huella

El storytelling puede impulsar la marca personal o personal branding con algunas pautas:

Autenticidad. La historia nace con la autenticidad de la marca y por consiguiente tiene un poder de convencimiento mayor. Si una marca es auténtica, no hay forma de tergiversarla.

Transmita la pasión. Una historia es capaz de comunicar cuánta pasión se siente por lo que se hace. Ese sentir marca la diferencia, genera valor agregado por todo lo que hace y los clientes lo percibirán como el motor que permitirá cumplir con las metas.

Redes Sociales para contar

De acuerdo con Enrique Coll, el storytelling siempre ha estado de vigente, pues todos tienen la capacidad de contar historias, pero ahora los diferentes medios y redes sociales han democratizado la historia. Sin embargo, advierte que no todas las historias caben en todos los medios:

“Depende del enfoque por eso es que hay que dominar la historia. La historia es la que va a determinar dónde va a tener mayor proyección”. Cada red social tiene sus particularidades:

Linkedin: herramienta óptima, que está asumiendo un rol gerencial educativo, e inclusive de coaching. Ideal para transmitir una historia.

Instagram: red social estrella, se mide la validez de la marca por cómo se comporta la audiencia. Es muy visual. Hay que cuidar la estética.

Twitter: muy útil para potenciar la historia si se saber usar para mantenerla durante más tiempo en la red.